Cuento de terror tenebroso, La sombra que me sigue

Eran las 3:33 am, como todas las noches, a esa hora me levantaba una extraña sensación de asfixia, ya había consultado con varios médicos, y no tenía ningún tipo de enfermedad, por lo que la casualidad de la hora en levantarme, me empezaba a preocupar, nunca había creído en cosas sobrenaturales, pero lo que pasaba dentro de la casa, que me acababa de mudar, era ya muy extraño.

Varias ocasiones, creí ver la silueta de una sombra, en la entrada de la cocina, pero simplemente pensé, que era parte de las cosas que suceden dentro de una casa vieja, pero el no poder respirar y siempre a la misma hora, me había empezado a atormentar, y a hacerme pensar en cuentos de terror verdadero, que tanto platicaban los compañeros del trabajo.

Sin más, empecé a investigar, quienes habían vivido con anterioridad, en dicho lugar, ya que por buscar economía, ese pequeño departamento, colindaba con puros comercios, con lo cual, no tenía vecinos con quien platicar, ni poder preguntar sobre dichos acontecimientos.

Armado de valor, y al ver como empezaba afectaba mi vida, me atreví a reclamar a la persona que me rentaba, persona que era contratada por el dueño del lugar y del cual no sabía nada, excepto que era dueño de muchos edificios, los cuales tenía en renta, pero todo trato había sido por medio del teléfono, y no conocía al dueño y patrón de él.

Si bien, quise eliminar el contrato establecido, amablemente, el abogado que me cobraba la renta, me recomendó que no lo hiciera, ya que en ese plan, el dueño de los edificios, era una persona muy cruel y en varias ocasiones, llego a meter juicio a inquilinos de otros edificios que le manejaba.

La situación era muy difícil, ya que empezaba a mermar en mi trabajo, al tener que levantarme tan temprano, y la falta de oxígeno, siempre a la misma hora, me levantaba exaltado y sin saber qué hacer, entonces se me ocurrió la peor idea de mi vida, que fue la de no dormir, para ver qué es lo que pasaba, cuando estaba en los brazos de Morfeo, si bien no sucedió nada fuera de lo ordinario, algo que si note, fueron los extraños ruidos que aparecían llegando a las 3 de la mañana.

Como trabajador de tecnología que era, puse desde ese momento, en el que no dormí, la cámara de mi teléfono celular, para verlo, por la mañana en el trabajo, con lo que mis dudas se empezaron a aclarar, esos ruidos extraños, no eran otra cosa, que la silueta de una sombra que por la oscuridad en la que estaba nunca la note, era una sombra, que me vigilaba, y a la hora establecida, se posicionaba en mi pecho y empezaba a succionar parte de mi vida.

Desde ese momento, al ver el vídeo, me puse a investigar, primero, quien era el dueño de dicho edificio, y algo que note, es que solo ese departamento era ofrecido en renta, ya que los que estaban a los lados, se utilizaban como bodega y la parte superior era un misterio, ya que en más de una ocasión, me tocó ver una tenue luz, en la parte superior de lo que era mi departamento.

Como pude investigar, supe que el dueño vivía en la parte superior de mi departamento, y en el primer piso, era un centro de convecciones, por lo que solamente en algunas ocasiones era utilizado, ese mismo día, me arme de valor y fui con la convicción de reclamar, las extrañas cosas que pasaban en dicho lugar, pero por más que casi tumbaba la puerta, nadie nunca contesto.

Decidido a todo, ese día, me puse en vela y con todas las luces prendidas, antes de las 3 de la mañana, me fui al departamento, al notar que había luz y se escuchaban ruidos, como pude, abri la puerta, y dicho lugar parecía abandonado, y con puros cuadros del mismo diablo, note que en lo que era el techo de mi recamara, había una estrella demoniaca, sin que me viera, note que un personaje, de al menos 80 años, se levantaba de un ataúd, y decía unas palabras, que nunca entendí, fue entonces como note que de la estrella, se aparecía el mismo lucifer, y se pasaba a mi departamento.

Como pude, salí de ahí, corriendo, y nunca más volví ni por las cosas, que tenía, ni siquiera volví al trabajo, en donde supe días después, era el mismo dueño, y a todos los aspirantes a mi puesto, le recomendaban ese departamento y por lo económico, siempre aceptaban, algo que supe después, es que curiosamente, 2 personas que habían vivido en ese departamento, habían muerto de causas naturales, y siempre en la comodidad de su recamara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *