hombre del carreton

Leyenda de México – El hombre del carretón

Soy del Norte y acá en la región se cuentan muchas leyendas de miedo que todos queremos escuchar, una de las historias de mi tierra, que quiero compartir con ustedes es una que no es muy conocida, pero que como ha pasado en la ciudad de familiares, se que les gustara.

Esta leyenda mexicana, que les comparto es muy conocida en la ciudad de General Teran, que es la tierra de mis abuelos y que cuando estaban en vida, me la platicaban mucho, como si a ellos les hubiera sucedido.

hombre del carreton

Leyenda mexicana del hombre del carretón

General Teran un poblado del lindo estado de Nuevo León, al norte de la república mexicana, rico en todos los aspectos, tenia a una población mayormente de religión católica, ahí había un hombre a las afueras del pueblo que por mucho tiempo recogía la basura que los demás tiraban, y de eso sobrevivía.

Cuentan que este hombre, un tipo no creyente y que blasfemaba contra los religiosos pero en especial de todos los católicos del sitio, vivía de pleito con todo el pueblo, y en una ocasión un par de niños que había salido en sus bicicletas, desaparecieron, la culpa fue automáticamente se la achacaron al ateo, y lo atraparon para que hablara, de lo que había hecho con esos niños.

El hombre que vivía borracho, se carcajeaba con el interrogatorio, blasfemando de todos, hasta que el poblado lo lincho, el hombre empezó a morir no sin antes gritar ante todos que ese mismo día cada año se aparecería para llevarse al infierno a dos niños.

El tipo aun no moría, cuando a lo lejos se vio llegar a los niños desaparecidos, se habían perdido en el monte, y por eso se habían dormido en una cueva.

Los habitantes, no dijeron mas y dejaron el cuerpo del hombre del carretón, para que las autoridades lo levantaran, no se hizo nada en contra de nadie, y como? si había sido el pueblo entero, así que su muerte quedo impune.

Al llegar el año de la muerte del hombre del carretón, dos niños desaparecieron, para no volverlos a encontrar jamas, y de ahí la leyenda tan conocida en la región, a tal grado que ese día no dejan salir a los niños a jugar.

Así creció una de las leyendas mexicanas de mi tierra, que es conocida en toda la región, espero que haya sido de su total agrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *