persona enterrada viva

Leyenda de terror antigua – El enterrado vivo

Hoy les quiero compartir una Leyenda antigua de terror  que mas miedo me daba cuando la escuche, esto sucedió durante mi época de adolescente, cuanto tenia como 14 años y creía que el mundo me quedaba corto.

A esa edad, mis amigos y yo nos íbamos de excursión seguido a diferentes pueblos provinciales del estado de Jalisco, en este caso en especial les contare una de ellas que recuerdo como si fuera el día de ayer.

Nos listamos para irnos al bosque de la primavera, un lugar hermoso, que nos faltaba por descubrir, con nuestras tiendas de campaña, los mentados sleeping back, y comida para unos días que estaríamos de excursión.

persona enterrada viva

Llegamos y vimos un pequeño poblado deshabitado, del cual nadie nos había hablado nunca, pasamos de largo y ya tarde escogimos un lugar para acampar, prendiendo una fogata, nos pusimos ya de noche ha tomar algo de alcohol como todos los muchachos de la edad.

Al cabo de unas horas, vimos que se movía algo entre las ramas, como pudimos, con troncos y piedras nos armamos todos mis amigos y yo, que en total eramos 7 personas que no pasábamos de 19 años en promedio, solo para ver que no se trataba de algún depredador ni nada por el estilo, solo era un pequeño y encorvado viejo ya entrado en años, que al ver la fogata, fue a advertirnos de no dejarla prendida, ya que eso podría llegar a causar algún tipo de incendio forestal y que podía acabar con la fauna del lugar.

El señor se quedo con nosotros platicando, una charla muy amena, cuando de pronto nos pregunto si nos asustábamos fácilmente, ya que a el le encantaba contar Leyendas de miedo a sus hijos y ahora a sus nietos.

Viendo como una aventura, y ya entrados en algo de copas, todos aceptamos a que nos contara sus historias de terror:

Persona enterrada viva

Y empezó don Tomas, (así se dijo llamar), dijo que el poblado de donde era originario, y el cual casi en su mayoría, había sido abandonado, las mas de 15 familias que conformaban el sitio se habían ido, por la falta de oportunidades, de alimentos, la necesidad del dinero y un lugar mejor para los hijos, hizo que emigraran hacia otros municipios mas poblados.

Nos dijo que la historia de miedo era la que le habían contado a el, y era de la persona enterrada viva, en el llano a unos kilómetros del pueblo, que había sido una persona malvada en su tiempo y todos determinaron, que lo mejor era darle un castigo ejemplar, lo metieron a un ataúd y lo enterraron vivo.

«Eso a muchos de nosotros, nos estremeció».

Decía don Tomas que al paso de los días, se escuchaban lamentos en el llano en donde había sido enterrado vivo esa persona y que nadie se había atrevido a pasar por el lugar, y que solo algunos valientes en una ocasión, se atrevieron a pasar la noche ahí, y habían regresado con el pelo cano de la impresión de lo que habían visto.

Ya pasaban de las 3 de la mañana y solo 3 de nosotros seguíamos escuchando al viejo Don Tomas, cuando de repente de la nada, desapareció, creímos en ese momento que nos veía algo cansados y se había retirado sin que nos diéramos cuenta y optamos por irnos a dormir a nuestras casas de campar.

Al otro día, volvimos al pueblo y pasamos por cada una de las casas y todas estaban abandonadas, no sabíamos de donde había salido el viejo que muy ameno estuvo platicando con nosotros por largas horas durante la noche.

Así quedo, y nos pusimos a caminar, solo para llegar al llano del cual nos había hablado toda la noche de un día antes, pasamos por ahí y vimos que había tierra removida, de algunas horas antes, curiosos como todos los adolescentes, nos pusimos a escarbar, hasta que llegamos a algo de madera, sudábamos todos nosotros, nos sabíamos lo que podíamos encontrar, entonces un amigo mio el mas valiente de todos nosotros, abrió la parte de arriba del ataúd, solo para ver al viejo Don Tomas abrir los ojos en ese preciso momento y decir las palabras: “sabia de la curiosidad los  jóvenes” y empezó a carcajear, mi amigo como pudo le volvió a cerrar, y todos empezamos a meter la tierra, para horas mas tarde irnos rápido del lugar.

Esa experiencia, a muchos de nosotros nos dejo con el cabello blanco de la impresión, al que mas afecto fue a mi amigo, que quedo con el pelo en su totalidad blanco y que dice que aun en sueños ve la cara del viejo Don tomas, riéndose y pidiéndole que vuelva.

Desde esa fecha, nunca mas volvimos a salir de excursión jamas, espero que esta historia de terror, haya sido de su total agrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *