La mujer de la avenida

Leyenda larga de terror – La mujer de la avenida

Ahora que me toco ir de vacaciones a Guadalajara, me reuní con familiares que hacia mucho tiempo no veía, algo que me llamo mucho la atención, es que uno de ellos, un primo político, esposo de una prima mía, se encontraba muy nervioso, y algo pálido, debido a un acontecimiento sobrenatural del cual había sido objeto.

Las copas llegaron, se armo una pequeña reunión en la sala de mi prima y empezaron a recordar a los seres queridos que se nos habían adelantado, después cambio la conversación a platicar de eventos sobrenaturales sucedidos en épocas pasadas, a partir de ese momento, la cara de mi primo político, cambio para mal, se empezó a sentir mareado, y un color pálido empezó a ver en su rostro.

La mujer de la avenida

El aire le faltaba, nadie decía nada, pensando que solo era algo sin importancia, hasta que viendo la situación, me anime a preguntarle, y fue ahí donde se desahogo, soltó unas palabras que empezaron a llamar la atención de todos los presentes, “a mi me acaba de pasar algo muy feo” fueron sus palabras y nos empezó a contar de un evento que semanas atrás le había pasado.

La leyenda del fantasma de la avenida

Nos dijo el nombre, y si alguien había escuchado de ello, yo como tenia muchos años de no regresar a Guadalajara, no sabia de ella, y nadie mas dijo conocerla, entonces empezó su relato:

Amigos saben que trabajo en una empresa que se dedica a ofrecer servicios bancarios de prestamos personales, para que me entiendan, las tarjetas de crédito, y días antes de que me pasara lo que les voy a contar, en nuestra división en la compañía, habíamos sobrepasado las metas, en la colocación de tarjetas.

Por lo cual, el jefe inmediato de nuestra división, organizo una fiesta en una quinta propia a las afueras de Guadalajara, saliendo por la avenida Lazaro Cardenas tomando la carretera rumbo a Chapala, pero algo inusual es que se llevaría a cabo en domingo y como el calor en esos días estaba feo, acordamos que se llevara ya tarde.

Esos días de puentes, en los que la carretera a Chapala estaba sola de ida y llena de todos los vacacionistas que regresaban, hacia un espectáculo difícil de ver, una avenida casi desierta para apenas las 9 de la noche, entonces yo haciendo cosas en mi casa, olvide por completo el evento, hasta que mi señora me lo recordó, y por ir a las prisas, por la avenida, de repente algo en frente de mi automóvil se apareció.

Era el cuerpo de una mujer, que en centésimas de segundo, no pude esquivar, sentí claramente como mi automóvil pasaba por arriba de ella, al voltear a ver con mi espejo retrovisor, la vi claramente en el asiento trasero de mi vehículo, era la viva imagen de una mujer que me veía con reproche, cerré mis ojos por un momento, para no volver a verla, y cuando los abrí, frene para ver lo que había echo.

Ningún rastro del atropello encontré, solo los rayones de las llantas, del frenado, y empece a llorar de angustia, por no entender lo que me había pasado, y a lo lejos vi los focos de otro vehículo que venia, pero al igual que a mi, a lo lejos vi que se le apareció la misma mujer, y al frenar había alcanzado a chocar levemente.

Me subí a mi automóvil, y lo mas rápido que pude llegue al evento, contando lo sucedido a todos mis compañeros de trabajo, me dijeron de la leyenda del fantasma de la avenida, algo que se conocía mucho y de lo cual no tenia conocimiento, recomendándome no volver a circular a determinadas horas solo por ese lugar.

Es así como les digo que es una leyenda de terror larga, para tomar en cuenta, y esperar que a nadie le suceda, lo que me paso a mi.

Con ese relato de mi primo, todos tomamos conciencia, de que lo paranormal existe y que hasta que no nos sucede, damos crédito de tan mal evento, fuimos objeto, por eso siempre tomo con respeto cada leyenda de terror, que me cuentan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *