mujer en lago

Leyenda Mexicana – La mujer que canta

Las leyendas mexicanas de terror que se vuelven virales con el pasar del tiempo, es debido  a lo sobrenatural del suceso, que es llevado de boca en boca y aumentado por cada persona que lo cuenta, así se hacen las leyendas de terror, muchas son las leyendas que desde hace muchas décadas se escuchan en el país, mitos como los de la llorona, el charro negro, el hombre si cabeza o el de la mujer de la carretera.

Una de esas historias de Mexico, que no es tan conocida como los antes mencionados y la cual les contare, es el de la mujer que canta, y fue una historia muy mentada en un pueblo del centro del país, que es el rey de las leyendas, les hablamos de la re publica Mexicana.mujer en lago

La mujer que canta, es uno de esos mitos que nos ponen los pelos de punta, y que al escucharlo aun se me pone la piel de gallina tan solo de recordar, pueblos de encanto México tiene muchos, en donde aun, todos los habitantes del pueblo se conocen, este caso era muy conocido por todos y pasaba cada día 15 de Junio, por lo cual ese día, nadie salia de sus casas, o si lo hacían era hasta que los rayos del sol se metían.

El pueblo, pintoresco que tenia un rió cercano, mucha de su población dependía de la pesca, ese día nadie se acercaba el rió, por mas situaciones que llegaran a pasar, pero como casualidad dos amigos, de esos que les gusta conocer los pueblos de la república, llegaron a conocer ese pueblo, algo que no sabían era que ese día, no deberían de haber llegado ahí.

Llegando al pueblo casi pardeando, y no ver a nadie en las calles, a ellos esto le sorprendió, al ver una mujer que se estaba metiendo a su casa, la alcanzaron, pero solo para que ella les dijera: “sigan su camino” la mujer que canta no tarda en aparecer y si los ve, se los llevara al rió.

Ellos al ver que era una de esas leyendas de terror de México, típicos de los pueblos de provincia, se carcajearon y como retando al destino, se fueron hacia el rió, ahí llegaron, bajando de su vehículo, solo para ver a lo lejos, una dama que se estaba batallando para mantenerse a flote, se estaba literalmente ahogando, corriendo hasta la orilla, se metieron los dos, y la mujer no aparecía.

Al querer regresar a la orilla, escucharon una mujer que cantaba en un tono siniestro a la orilla del rió, flotando y con unos ojos penetrantes, al ver esto los dos hombres quisieron nadar hacia la otra orilla, pero algo dentro del rió los tomo de los tobillos, y los sumergió, con la poca luz que quedaba, en el agua, solo vieron a la mujer que canta, que los arrastraba al fondo del rió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *