rapto de bebes por brujas

Leyenda real de terror – Las brujas querían raptar bebe

Aún recuerdo las palabras de mi madre, cuando me contó algo que le sucedió hace algunos ayeres, para ser más precisos en su niñez, estaba recién nacida y la historia es la siguiente:

Después de una complicada labor de parto la abuela trajo al mundo a una niña, se trataba de mi mamá que por fortuna estaba sana y fuerte. Corría el año de 1952, eran otros tiempos; si bien les iba las atendían en un centro de salud, aunque la mayoría de las veces las señoras terminaban dando luz en su propia casa, de ahí que tantas mujeres fallecieran por ese motivo.

leyemda real de terror

Ya en casa, en las noches la criatura dormía en medio de sus padres; quienes trataban de cuidarla con esmero. Unos meses antes se había soltado el rumor que una lechuza deambulaba en el barrio y se decía que era la forma en que se manifestaban las brujas cuando andaban en búsqueda de niños para raptarlos.

Mi madre me decía, que aquello no lo recordaba, pues apenas era bebé; pero lo supo porque mis abuelos se lo contaron cuando ella creció. Una noche en que ellos no podían conciliar el sueño, estaban intranquilos pues se escuchaban ruidos extraños en el tejado, quizá eran los gatos o tal vez algo más, el ambiente se sentía algo diferente.

Al fin los venció el sueño, era de madrugada cuando alguien lloraba a grito abierto, se trataba de mi madre que probablemente tenía hambre. Mi abuela que todos los días despertaba a la misma hora para darle pecho se levantó sobresaltada. Era más temprano de lo habitual, algo no andaba bien en aquella oscura habitación.rapto de bebes por brujas

Se sentía amodorrada, pero pudo darse cuenta que entre las sombras una criatura nocturna alzaba el vuelo desde la cama. Con angustia, notó que su pequeña no estaba en donde dormía y como loca empezó a gritar pidiendo que no se la llevaran, logrando que el extraño ser soltara a la niña.

Aquellos gritos despertaron al abuelo y junto con su mujer escucharon el aleteo de algo que salía por la ventana de la cocina. Pronto divisaron a mi madre que estaba junto a la puerta que daba a la calle, allí estaba su hija sin ningún rasguño; muy callada y enredada en su cobijita. Lo peor quedaba atrás, las brujas querían raptar al bebé; pero habían fracasado.

«—Esa bebé era yo… —finalizó diciendo mi madre»

Esta narración no es una de las tantas leyendas de terror, que se cuentan por ahí, ya que esta se puede considerar una leyenda real de terror, ya que fueron hechos reales, platicados de viva voz, tanto por mi madre como por mi abuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *