Leyenda urbana de terror - La niñera

Leyenda urbana de terror – La niñera

Todos los padres saben que cuando sus hijos están pequeños la intimidad se ve reducida casi a cero. Son pocos los momentos románticos para compartir en pareja y que, si se quiere establecer una relación duradera, es necesario hacer tiempo para estar juntos y tener citas, como antes de que llegaran los niños. Es por esto que contratar una niñera para poder salir unas horas durante una noche resulta completamente normal. Esto era costumbre para los Duncan, un feliz matrimonio que habitaba en el sur de Estados Unidos.

Leyenda urbana de terror - La niñera

Anna era la niñera que siempre acudía al llamado de los Duncan. Era una adolescente común y corriente, muy responsable, que hacía un poco de dinero extra cuidando algunos niños del vecindario. Esa noche, anna llegó al hogar Duncan y encontró a los tres pequeños durmiendo.

Los padres dijeron que llegarían tarde y que no hacía falta que despertara a los niños, dicho esto, se fueron a su cena de aniversario. Anna comenzó a hacer su tarea y dejó su teléfono celular cerca, pues esperaba una llamada de su novio.

Un par de horas después suena el teléfono, anna contesta feliz pensando que es su novio, pues éste a veces la llamaba de la línea fija de su trabajo pero no escucha nada. Debe ser que las líneas tienen problemas, pensó. A los pocos minutos, vuelve a sonar, responde y una voz grave de un hombre le dice: ¿has revisado a los niños?, la llamada se corta inmediatamente.

Anna cree que es el señor Duncan y decide ignorarlo. Pero el teléfono vuelve a sonar, una y otra vez, y el mensaje es siempre el mismo ¿has revisado a los niños?. Anna comienza a sentirse nerviosa y luego de la sexta llamada decide llamar al 911 desde la casa, pero la operadora le dice que no pueden hacer nada, pues no ha recibido amenazas y le recomienda apuntar el número de teléfono, asegurar las puertas y volver a llamar en caso de ser necesario.

Cuando el teléfono vuelve a sonar, la voz le repite ¿por qué no has revisado a los niños? Encendiste todas las luces y pusiste la cadena de la puerta, ¿estás asustada? Tranquila, sólo quiero bañarme en tu sangre. Anna vuelve a llamar al 911 aterrada, sabe que el hombre la está viendo y tiene el número de teléfono. La operadora lo revisa y le dice angustiada: Corra, salga de allí inmediatamente! El hombre la está llamando desde el número de teléfono de esa casa. Salga!.

Anna corre hacia la entrada, pero alcanza a ver en la escalera cómo se abre la puerta de la habitación de los niños y ve una silueta saliendo de allí. Al fin logra quitar la cadena de la puerta con sus manos nerviosas y corre hacia la calle, donde ve una patrulla de la policía llegando. Al fin está sana y salva, pero cuando ve salir al hombre extraño de la casa, esposado, lo ve cubierto de sangre. Al intentar entrar nuevamente a la casa, la policía se lo evita. Es muy tarde para los tres pequeños Duncan. Anna se hace un ovillo en la acera y llora, temblando, cubierta por las mantas de la policía donde se enfrenta al matrimonio Duncan, que llega a casa luego de una romántica cena de aniversario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *