Leyendas de terror – La encrucijada

Hay quienes creen que la fama es lo único que importa en la vida. Así mismo, hay quienes son capaces de darlo todo por la fortuna y el éxito. Muchas de estas personas ambiciosas han cruzado la línea para garantizar el triunfo, aún a costa de su propia vida.

Una antigua leyenda dice que las encrucijadas, esos puntos donde se cruzan dos caminos creando cuatro esquinas, son lugares mágicos de poder; pues simbolizan el espacio neutro donde se cruzan el bien y el mal y se es incapaz de distinguir bien entre ambos. En las encrucijadas los amuletos y protecciones pierden su poder y sólo queda el libre albedrío.

Se sabe que aquellos que buscan la fama y fortuna a toda costa pueden cercenar el dedo índice de otra persona y enterrarlo, aún fresco y sangrante, en medio de la encrucijada. Cortar el dedo de una persona viva requiere sangre fría y un espíritu despiadado, capaz de entregar el sufrimiento para lograr sus objetivos.

Luego de enterrarlo, un hombre muy apuesto  y elegante aparecerá en su puerta, le mirará con los ojos negros y vacíos para ofrecerle el mejor trato de la vida: podrá cumplir cualquier deseo. ¿Quieres fama y fortuna? ¿Qué alguna mujer te ame? ¿Qué desaparezcan tus enemigos? Él podrá cumplir ese y cualquier requerimiento. Sólo hay un precio: así como pagaste para invocarle con la sangre de un inocente, deberás poner a su disposición tu alma por toda la eternidad.

La mayoría no se detiene a pensar en las consecuencias. Piden su deseo y ven como, repentinamente, comienzan a destacar en cualquier área que hayan escogido. Se dice que muchos músicos famosos han hecho este trato pero lejos de lo que puedan pensar, su vida no se convierte en un jardín de rosas.

Mentiras, envidia, odio, vicios que les arrancan lentamente la humanidad. .. Estas personas nunca tienen una vida plena y feliz, puede que alcancen la fama, un talento increíble, pero nunca tienen un buen fin. El demonio regresa, al fin, a tomar lo que le pertenece y de la peor forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *