Caja del dinero

Leyendas largas – La caja del dinero

Ramiro Gamboa, un arquitecto recién recibido, llevaba 3 años de casado con Susana Dorantes, mujer que por mucho tiempo había sido su novia, y estaba embarazada a la espera de gemelos, lo cual traería la mayor de las satisfacciones a la pareja, si bien no eran una familia pudiente, y tenían sus carencias económicas, trabajaban en equipo, para elevar su nivel económico, pero al pasar el tiempo, y no poder lograr los objetivos trazados, los pleitos familiares empezaron a llegar.

Los gastos se multiplicaban al por mayor, ya que después de sacar su casa, el automóvil, y pagar el gasto del hospital en donde ella se aliviaría, poco o nada de dinero les quedaba, para satisfacer los placeres que todas las familias jóvenes buscan, fueron meses de arduas peleas, y desde hacía algunas semanas, ella había dejado de trabajar, para poder llevar con tranquilidad lo que le faltaba de embarazo.

En una de esas acaloradas discusiones que tenían constantemente la pareja, tocaron a la puerta, los dos se quedaron mirando, ya que era medianoche, por lo que pararon la discusión, Ramiro, reviso la mirilla de la puerta de la entrada, para ver quién era, al ver que a tales horas de la noche, nadie estaba en la entrada, salió tan solo para verificar, a lo que tropezó con una caja cuadrada, con una llave puesta, la tomo con miedo y se metió dentro de la casa.

Caja del dinero

— ¿Quién era? —Pregunto con cara asustadiza Susana Dorantes.

—No alcance a ver a nadie, dejaron esto en la entrada— Comento con asombro Ramiro Gamboa, al momento de ponerlo sobre la mesa.

—Déjalo ahí, mañana lo llevamos a la policía, no vaya a ser un problema—Comento con un grito un tanto angustiado Susana Dorantes

—Tienes razón, con tantos problemas que tenemos y alguien nos jugó una broma, dejando esto en nuestra casa— Dijo Ramiro

Al momento de tomar la caja, para guardarla, esta de golpe se abrió, dejando ver un fajo de billetes dentro de su interior, ambos al ver el contenido, se quedaron viendo la cantidad de dinero que tenía el dispositivo, y el procedió a contarlo, en su interior, la caja tenía 12 mil dólares en billetes de denominación baja, puros billetes de 20, por lo que al ver las carencias económicas por las que estaban pasando, atrás quedaron las ganas de ir a denunciar los hechos, ya que tendrían que regresar, todo lo que ahora sentían que ahora les pertenecían.

Sin decir nada, tomaron cada uno, la mitad del dinero, y determinaron su uso, él lo tomaría para adelantar pagos del vehículo, y ella para acabar de pagar el parto, al otro día, de que el llegara de su trabajo y de pagar lo correspondiente en el banco, se encontró en la entrada a su esposa, la cual había sido llevada por una amiga de la familia, y entrando a la casa, vieron que la caja estaba cerrada de nuevo, si bien no estaban asombrados, nadie comento nada, pensando cada uno de ellos, que el otro la había cerrado.

Tomaron la caja, para guardarla y cuál fue su sorpresa, que la caja se volvió a abrir, dejando otro fajo de efectivo, con exactamente la misma cantidad, ya con miedo, tomaron la cantidad de dinero, pero ahora era diferente, había un pequeño papel, en donde tenía plasmadas unas palabras «El anterior dinero fue un regalo, si toman este tendrá repercusión», no sabían que pensar, ¿Quién ponía ese dinero ahí?, ¿Quién había entrado a su casa a poner ese dinero?, eran muchas las preguntas, pero todas sin una respuesta.

Tomaron el dinero, y lo meditaron por mucho tiempo, después de varias horas determinando de quien o de donde venía esa cantidad de dólares, y viendo que en todo el día, no habían discutido por el tema económico, los dos determinaron tomar el dinero y pagar parte de la casa, y así se quedaron pensando toda la noche, en lo que podrían llegar a hacer con dicha cantidad.

Salieron de su casa, rumbo a la empresa hipotecaria, para poder llegar a un acuerdo, ya que tenían algunos adeudo y al momento de liquidarlos y adelantar algunas mensualidades de lo que era su patrimonio, salieron del sitio y recibieron una llamada de un familiar, en la cual se les notificaba la muerte de la madre de Ramiro, si bien la señora no era una persona joven, no tenía ninguna enfermedad, de la cual se tuvieran que preocupar, pero al ser una persona grande de edad, nunca lo relacionaron con el dinero de la caja.

Pensaron que de nuevo la suerte los abandonaba, ya que aunque la señora era viuda y vivía de la pensión de su esposo, les tocaría a ellos, hacerse cargo de los gastos que representa la muerte, llegando a la casa, abrumados, vieron que la caja de nuevo estaba cerrada, y ahora si eso los convenció, de que algo o alguien se metía dentro de su morada, por lo que el miedo empezó a llegar, tomo Susana la caja de metal y en ese momento de nuevo se abrió, tenía la misma suma de dinero, ya con esa ocasión sería la tercera en 3 días, en el que recibían 12 mil dólares.

Si bien no relacionaron la muerte de la madre de Ramiro, con el mensaje pasado, al momento de tomar la cantidad de dinero, vieron que venía el nombre de la señora, por lo que asustados dejaron la caja, con todo y dinero, “pero porque les pasaba esto se preguntaban los dos”, el dinero les hacía mucha falta y aun con el terror en sus caras, se fueron a pagar los gastos funerarios, y a arreglar todo lo concerniente al velorio.

ente en el hospital

Llegaron a su casa y aunque ahora algo había cambiado, Ramiro, puso previamente una cámara para ver de parte o de quien, provenia ese dinero o como le hacían para entrar a su hogar, y al momento de llegar a su casa, después de un día extenuante, y ver que de nuevo la caja estaba cerrada, se dispusieron a ver el vídeo, lo que vieron los dejo perplejos, algo parcialmente invisible se veía que entraba a la casa, y abría la caja, dejando de nuevo el monto del dinero y de nuevo un recado más.

Sabían que cada que tomaran el dinero, algo podría pasar, y asustados por el dinero que habían dispuesto, para los gastos del entierro, vieron con horror, que ahora el nombre que venia en la nota, era del padre de Susana, por lo que gritando como histérica, le hablo a su madre, tan solo para corroborar, que en ese preciso instante, al escuchar lo de la muerte de la madre de Ramiro, El padre de Susana, se había puesto mal y lo estaban llevando al hospital, ellos se fueron rápidamente, al centro hospitalario, tan solo para en el momento de llegar a urgencias, les dieran la mala noticia del fallecimiento de su padre.

Al querer pasar a verlo, los dos notaron, que ese ente maligno que habían visto en el vídeo de la cámara, salía del cuarto del padre, ahora si no cabía la menor duda, algo malo se había metido dentro de su hogar, se estaba volviendo un círculo vicioso, el tomar dinero, significaba la muerte de un ser querido y ya no querían más muertos, por lo que optaron por no tomar los últimos 12 mil dólares.

Cuando llegaron a su casa, ahora la caja del dinero, estaba abierta, pero aparecía otro recado que los dejo con una carga moral, y decía lo siguiente «Si no usan el dinero, tienen que ponerlo en casa de alguna persona que si lo use, si no mañana alguien morirá», ahora si estaban en una encrucijada, si lo tomaban, alguien se fallecería, si no hacían uso del dinero y no lo compartían, de todos modos alguien mas iba a morir, entonces pensaron que la persona a la que les dejaran el dinero, no debería de tener la necesidad económica, así estas personas no lo utilizarían, y la maldición o lo que fuera, no tendría efecto.

Al otro día, se fueron a una de las colonias más acaudaladas de la región, y lo dejaron afuera de la puerta, tocando y corriendo, pero viendo si en efecto, tomaban la caja, sigilosamente, se colaron por una de las ventanas, esto con el fin de ver qué decisión tomaban las personas adineradas, y al momento de abrir la caja, se dieron cuenta que a ellos, el monto era muy diferente, 120 mil dólares tenía la caja del dinero, y aunque no tenían problemas económicos, esta familia al ver el monto, tomo el dinero.

Lo último que supo la pareja de esposos, fue que muchas personas de esa familia, murieron en el transcurso de los días siguientes, pero eso no paro a la pareja que acepto el dinero, hasta que al final, se murieron todos.

Si bien pensaron que a las personas que tienen un nivel económico estable, no tendrían la necesidad de utilizar ese dinero, lo cierto es que como en las leyendas largas de terror, siempre existe un precio para todas las personas en este mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *