leyendas y mitos las brujas de huentitan

Leyendas y Mitos – Las brujas de Huentitan

Cuentan que en el pueblo de Huentitan, en las afueras del estado de Jalisco, se escuchan en las noches los lamentos de brujas que pasan volando por los techos del poblado, se dice que en búsqueda de niños que se roban para hacer con ellos su embrujo.

Creencias de pueblos provinciales o simples cuentos de terror cortos que la gente le mete a los niños para hacerlos dormir temprano y que con eso nunca busquen el estar a altas horas de la madrugada.

leyendas y mitos las brujas de huentitan

Así pensaba Antonio, un niño de no mas de 11 años, que tenia una mente privilegiada, para su edad, y que sabia que lo que le contaban sus abuelos era simplemente una de las Leyendas y Mitos, para que se durmiera junto con todos sus primos.

Así pasaba sus vacaciones en dicho pueblo, pero el disfrutaba de ir con toda su familia paterna, que era un deleite el estar con los primos, sus abuelos y las tías, siempre en compañía todos, una familia ejemplar.

Pero “la curiosidad mato al gato” como dice el dicho y en la casa que se encontraba a las afueras del dicho pueblo, Antonio hizo como que se dormía y ese día ya entrada la noche a escondidas de sus padres y sus abuelos se salio de la casa, ya pasadas 1 de la mañana, se salio al monte, quería saber si era verdad lo de las brujas que tanto le contaba su abuela, y se quedo esperando, recostado en el tronco del árbol que estaba enseguida de la casa.

De repente escucho un aleteo y despertó, viendo como se veían las sombras de algo que nunca había visto, queriendo correr a la casa sintió que lo alcanzaron a tomar de la camisa de botones que su madre le había puesto como pijama, como pudo y antes de elevarse, se desabrocho los botones y cayo a la puerta de la casa.

Como pudo se escondió en la cama de sus padres y al otro día les contó lo que le había pasado, sus padres algo incrédulos y con una sonrisa que no podían aguantar, le confesaron a su primogénito, que lo que contaba la abuela eran solo leyendas de terror, para que se durmieran los primos, y que lo que le había pasado, era solo un mal sueño, en eso Antonio les dice que entonces que era lo que sentía en la espalda, y ahí se dieron cuenta, que tenia unos rasguños, de como lo tomaron, cuando se quiso escapar.

Desde ese momento, el Mito de las brujas de Huentitan tomo mas credibilidad, ya que sabían que difícilmente esas heridas se las podía hacer solo una criatura de esa edad, por lo que se dedicaron en cuerpo y alma en difundir el suceso, para que a nadie le pasara lo mismo que a su propio hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *